art. 5 energía

CUANDO LA ENERGÍA DE OTROS SE VUELVE TÓXICA

Este tipo de relación debilita nuestra salud física, mental y emocional, generando muchas veces frustración, ansiedad, sufrimiento, estrés y malestar psíquico. Conozco muchos casos así, personas que a causa de este tipo de relaciones han enfermado y eso les ha llevado a pedir la ayuda de un psicólogo.

Seguro, que al menos una vez en tu vida, te has topado con una persona así, que te ha dañado o ha impedido tu bienestar sólo para poder lograr su cometido. Las personas que consideramos “tóxicas”, pueden estropearnos el día con una sola palabra o comentario o incluso con su presencia. Suelen ser personas pasivo-agresivas, manipuladoras y narcisistas que nos provocan malestar, convirtiéndonos en algo que no somos: personas débiles.

¿Te suena todo eso?

Este tipo de relación debilita nuestra salud física, mental y emocional, generando muchas veces frustración, ansiedad, sufrimiento, estrés y malestar psíquico. Conozco muchos casos así, personas que a causa de este tipo de relaciones han enfermado y eso les ha llevado a pedir la ayuda de un psicólogo.

A veces, se trata de un compañero de trabajo o incluso de tu propio jefe; otras veces, de tu pareja o de un familiar. Sea cual sea la relación que os une, siempre ocurre lo mismo: te ves atrapado en una relación muy agotadora. Veamos algunos ejemplos.

EJEMPLOS DE RELACIONES TÓXICAS

“María trabaja en una empresa de marketing. Es joven, guapa y alegre. Su jefe, en cambio, le está haciendo la vida imposible, manipulándola continuamente y acosándola con comentarios muy pocos oportunos. María no logra poner límites a esta relación y deja de ser alegre, de comer y de dormir bien, le atormentan las pesadillas.”

“Fátima tiene una madre, egoísta y manipuladora, que le impidió casarse con el gran amor de su vida cuando era joven. Hoy, veinte años más tarde, Fátima es una mujer soltera, infeliz, que ocupa gran parte de su tiempo cuidando amorosamente de su madre, a pesar de sus críticas. Fátima está agotada y no ve solución posible a esta relación. A sus 50 años aún no se siente libre de vivir su vida.

Estos son sólo algunos ejemplos de las relaciones tóxicas que nos rodean. Vamos a ver las características de este tipo de personas para aprender a reconocerlas.

SIETE RASGOS QUE TE PERMITIRÁN DETECTAR A LAS PERSONAS TÓXICAS

Existen perfiles muy distintos de este tipo de personas, incluso hay personas que son tóxicas en general y otras que lo son sólo para algunos. A pesar de estos perfiles distintos, las características comunes de todos ellos es que son personas con baja autoestima y una enorme frustración por lo que necesitan hacer sentir mal al otro para sentirse bien ellos. Veamos los rasgos más comunes de este tipo de personas:

  • son egoístas y egocéntricas
  • ocupan el rol de víctimas y por lo tanto culpan a otros cuando las cosas no le salen bien
  • son manipuladoras
  • les falta empatía
  • son envidiosas e infelices, a menudo pesimistas
  • critican a los demás
  • trasmiten culpa o miedo.

¿Pero qué hacer en estos casos? ¿Cómo salimos de esta situación?

CÓMO ENCONTRAR UNA SALIDA

No siempre es fácil encontrar soluciones para este tipo de relaciones que tanto nos debilitan. Sobre todo lo que es difícil es ponerlas en acto ya que muchas veces nos sentimos bloqueados como en un callejón sin salida. La primera solución a este problema es alejarte de las personas tóxicas y rodearte de buenas relaciones que nos hace más felices y saludables.

Cuando no podemos huir de estas relaciones, ya sea porque se trata de compañeros de trabajo o familiares, tenemos que buscar otras soluciones. Podemos emplear varios métodos pero el fin último tiene que ser poner límites y lograr que esta relación no nos lastime, ni nos haga sentir culpable, ni nos baje la autoestima.

Por hacer una similitud, sería como lograr que el “ruido” de esta persona en nuestra vida sea como el sonido de un aire acondicionado encendido: puede que al principio lo notemos, pero llegado un momento este ruido de fondo pasará desapercibido y no nos molestará.

Así tenemos que enfocar esta relación y lograr que haga lo que haga o diga lo que diga esta persona no nos afecte.

SÉ PROACTIVO, NO REACTIVO

Muchas veces el enfrentarnos a las personas difíciles, discutiendo o luchando, hace que nuestra frustración crezca. Luchar en estos casos no es la mejor solución. De hecho, cuanto menos reactivos seamos ante este tipo de situaciones, más espacio nos quedará para hacer uso del juicio. Optar por no luchar significa no dar poder a quien no lo merece.

Debemos aprender a tomar el control de los acontecimientos en lugar de quedarnos mirando cómo suceden las cosas. Esto es ser proactivo. 

CÓMO ENFOCAR UNA RELACIÓN TÓXICA PARA NO DAÑARNOS

Te propongo algunas soluciones que valdrán dependiendo de la circunstancia y de tu valentía en querer cambiar las cosas:

  1. Pon límites a esta relación y aprende a decir sí o no cuando sea necesario. Las personas que tienen miedo al rechazo, que necesitan aprobación y a las que les cuesta decir que no, son las más afectadas en este punto. Limita también el tiempo que pasas con esta persona y disminuirás las posibles situaciones de conflictos.
  2. Ten en mente siempre que esta persona te conoce, conoce tus puntos débiles y sabe lo que decir para que te duela. Las enseñanzas del Tao nos dan un gran consejo al respeto: cada vez que veamos a una persona difícil, intentemos ponernos en su lugar haciendo uso de la siguiente frase: “no debe ser fácil”. Así entenderemos mejor su perspectiva y su situación. Ejemplo: “No debe ser fácil para mi jefe caerle mal a todo el mundo y verse solo cuando realmente lo necesita.””No debe ser fácil para mi padre vivir con ese carácter tan complicado y sentirse víctima de su destino.”
  3. Aunque te saque de quicio una persona tóxica, no te involucres en discusiones porque no te llevarán a un entendimiento ni a solucionar vuestra relación.
  4. No se puede pretender que la persona sea de otra forma. A veces no nos queda otra cosa que aceptarla así. Para eso te aconsejo recurrir al mindfulness que ayuda mucho a aceptar lo que no podemos cambiar.
  5. No sientas como si tuvieras que darle una explicación a esta persona. Eres dueño de tu vida y quien te ama de verdad te quiere feliz y te hace feliz.
  6. Busca una manera saludable de obtener algo positivo de esta persona. Pregúntate: ¿Qué puedo hacer yo para que esta relación me beneficie?
  7. Medita. La meditación nos ayuda a estar en paz con nosotros mismos independiente de las circunstancias externas a las que estamos expuestos.
  8. Perdónale. Perdonar a quien nos hizo daño es una parte muy importante de este proceso. Aprender a aceptar aquello que pasó y que no podemos cambiar nos ayudará a sanar las viejas heridas. Céntrate en el presente, en el aquí y el ahora.
  9. Cuida tu “niño interior” siempre! Detrás de una persona “enganchada” a una relación tóxica, hay un niño interior herido que necesita ser cuidado. Cuídate, ámate y verás como atraes a tu vida personas maravillosas.

Si te gustado y resultado útil ¡comparte!

Soy Valentina Ferzi, Maestra de Reiki y de Registros Akáshicos; terapeuta holística, especializada en acompañar en despertares de consciencia a nivel energético y espiritual para lograr mayor bienestar y plenitud en tu vida.

Altamente sensible, amante de la naturaleza, del yoga y del silencio, me encanta mi trabajo en el que pongo mucho amor. Y estaré encantada de conocerte para ayudarte a despertar tus capacidades, acordes a tu Propósito, si así lo deseas.

Si estás pensando en querer emprender este viaje para tu despertar y no sabes por donde empezar, puedes descargarte mi guía gratuita

Te deseo un feliz día. Namasté

1 comentario en «CUANDO LA ENERGÍA DE OTROS SE VUELVE TÓXICA»

Deja un comentario

Abrir chat
Hola, en qué puedo ayudarte?
This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.