ikigai (66)

LA SANACIÓN DE LAS 5 HERIDAS DEL ALMA

¿Quieres conocer las 5 heridas del Alma y aprender a sanarlas? Puedo adelantarte desde ya que cada uno de nosotros conectamos al menos con una de ellas. Quizás creas que solo es una cicatriz, de que ya lo tienes superado, pero en algunas ocasiones, estas heridas vuelven a escocer. Y es porque su naturaleza es la de hacernos una llamada de atención ya que, quizás, ese daño se está reproduciendo otra vez en tu vida. 

Las 5 heridas del Alma

Estas son las cinco heridas del Alma. Te recomiendo leerlas atentamente y ver cual más te resuena: 

  • rechazo: esta herida viene de no sentirse deseado o valorado. Quien la vive conecta con una fuerte necesidad de ser amado y aceptado y tiende a la huida constante junto a la tendencia a la soledad por miedo al apego y al rechazo. 
  • abandono: es típica de personas que vivieron falta de amor y cariño y suelen buscar estar siempre en compañía, dando como resultado, la constante sensación de que necesitan ayuda para todo y gran  dificultad para ser independientes. De hecho, suelen pedir la opinión de todo el mundo cuando quieren hacer algo y nunca se sienten conformes consigo mismos.
  • humillación: esta herida surge a partir de burlas, por la apariencia física, nivel económico, sexo, raza, nivel intelectual e incluso enfermedades o capacidades diferentes. Unas de las consecuencias más evidentes de quienes tienen esta herida es la vergüenza, el miedo al ridículo y la falta de merecimiento que conlleva una autoestima y confianza en si mismo bajas. 
  • traición: también conocida como “máscara del controlador”, debida a la pérdida de confianza no satisfecha en cuestión de amor. Por esto, suelen tener una gran dificultad para confiar en las demás personas, además de que jamás muestran debilidad o vulnerabilidad.
  • injusticia: conocida también como la “máscara de rigidez”. Las personas que sufren esta herida del alma, suelen ser fieles a sus amigos  y mostrarse activos, perfeccionistas y dinámicos aunque se sientan agotados. Además de que difícilmente pide ayuda y muy pocas veces pueden reconocer sus problemas frente a otras personas.

Estas fracturas del Alma suelen ser sentimientos de larga duración que perduran en el tiempo, incluso varias vidas. Son traumas, o sea, experiencias difíciles de superar. 

Identificar tu herida

Poder identificar tus heridas es clave ya que venimos a esta vida para aprender aquello que no supimos lograr antes, algo necesario para no tener que revivirlo. 

Así que el primer paso para sanar esta herida o heridas emocionales es saber con cual de ellas te identificas. Si no logras hacerlo tu solo, siempre puedes recurrir a una Lectura de Registros Akáshicos para saberlo. 

La mirada hacia el pasado

Mirar hacia el origen de tu herida puede ayudarte a descubrir que experiencias en otras vidas te han llevado a vivir lo que está ocurriendo a día de hoy para repararlo. 

De hecho, en el artículo anterior hablábamos de la importancia de sanar para poder ayudar a otros. Y es por esto que trabajar tu herida principal te ayudará a estar más en equilibrio y armonía y, desde allí, podrás acompañar dando lo mejor de ti. 

Tres claves para sanar

Para curar el Alma es importante cuidarse a uno mismo con responsabilidad, especialmente cuando la herida del Alma pesa mucho. Así que voy a recomendarte tres cosas para lograrlo: 

  1. No huyas del dolor. Hay que aceptar la herida tal y como es en lugar de negarla ya que, de lo contrario, estarás impidiendo a tu mente y a tu corazón de expresar por lo que está pasando. Mirar a la cara du dolor, enfrentarte a ello, le quitará poder para seguir lastimándote.  
  2. No te reproches nada.  Lo pasado, pasado está; deja de vivir flagelándote con el mismo error y el mismo dolor una y otra vez. Está claro que ya no puedes hacer nada para evitar lo que pasó, así que deja de culparte y empieza a perdonarte. En definitiva, toma todo el sufrimiento que has estado guardando y aprende de él.

  3. Date un tiempo para sanar. Busca momentos de intimidad y conexión contigo porque desde allí puedes empezar a mirar todo aquello que se encuentra en tu interior y, con una mirada de amor, poder sanarla. Date el tiempo necesario para sanar. No busques acelerar tu proceso de curación encapsulando el dolor, vive la frustración y dolor que este conlleva de una buena manera. En último, piensa que lo mejor que podemos hacer es agradecer estar vivo y tener la oportunidad de seguir aprendiendo lo que no logramos aprender. 

Si te ha resultado interesante el artículo, no dudes en compartirlo. Aquí te dejo este articulo de mi blog también en formato video. Si quieres puedes ver más videos como este en mi CANAL DE YOUTUBEValentina Ferzi

Si te gustado y resultado útil ¡comparte!

Soy Valentina Ferzi, Maestra de Reiki y de Registros Akáshicos; terapeuta holística, especializada en acompañar en despertares de consciencia a nivel energético y espiritual para lograr mayor bienestar y plenitud en tu vida.

Altamente sensible, amante de la naturaleza, del yoga y del silencio, me encanta mi trabajo en el que pongo mucho amor. Y estaré encantada de conocerte para ayudarte a despertar tus capacidades, acordes a tu Propósito, si así lo deseas.

Si estás pensando en querer emprender este viaje para tu despertar y no sabes por donde empezar, puedes descargarte mi guía gratuita

Te deseo un feliz día. Namasté

3 comentarios en «LA SANACIÓN DE LAS 5 HERIDAS DEL ALMA»

Deja un comentario

Abrir chat
Hola, en qué puedo ayudarte?
This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.